• Mi MuCEM
    Ya está registrado
    Enter your MuCEM - Musée des civilisations de l'Europe et de la Méditerranée username.
    Enter the password that accompanies your username.
    To prevent automated spam submissions leave this field empty.
    Registrarse
    Regístrate en Mi MuCEM tantos beneficios.
    Stay
-A +A

Fuerte de San Juan

Un jardín mediterráneo en un monumento histórico

Ubicado a la entrada del puerto de Marsella, sobre el malecón J4, el fuerte de San Juan se convierte en un nuevo espacio de exposición para las colecciones permanentes. Asimismo, acoge manifestaciones contemporáneas al tiempo que ofrece al visitante un recorrido por un jardín mediterráneo. El fuerte de San Juan constituye un auténtico punto de unión entre la ciudad y el museo, entre la historia y su realidad contemporánea.

 

El fuerte de San Juan es un complejo militar íntimamente ligado a la historia de Marsella. Aunque sus cimientos datan de finales del siglo XII, la construcción del fuerte en el emplazamiento de la antigua encomienda de San Juan de Jerusalén data del siglo XVII, cuando Luis XIV decidió reforzar las defensas de la ciudad. Desde entonces, durante más de tres siglos, el fuerte se utilizó con fines militares. Empleado como arsenal de munición de los alemanes durante la guerra, su estructura quedó gravemente dañada tras una explosión accidental en 1944. En 1964, fue declarado monumento histórico y acogido bajo la tutela del Ministerio de Cultura. El Departamento de Investigaciones Arqueológicas, Subacuáticas y Submarinas (DRASSM) tuvo su sede en él desde 1970 hasta 2005.

 

Las obras de restauración del Monumento Histórico del fuerte de San Juan se llevaron a cabo bajo la supervisión de François Botton, jefe de arquitectos de Monumentos Históricos. Roland Carta, en colaboración con Rudy Ricciotti, se encargó de la dirección de obra arquitectónica del conjunto de los espacios interiores y de los elementos necesarios para permitir el acceso. El tratamiento de los espacios exteriores fue concebido y dirigido por la agencia APS.

 

El fuerte está unido al nuevo J4 mediante una pasarela de 115 metros de largo. Además, existe una segunda pasarela, de 70 metros, que une el puerto con el atrio de la iglesia de San Lorenzo, en el barrio de Panier, lo que asegura una continuidad en el recorrido urbano entre la parte más antigua de la ciudad y los nuevos espacios culturales agrupados en el paseo del litoral. Se han creado cerca de 1200 m² de superficie para presentar las obras de las colecciones del MuCEM que se exhibirán, de acuerdo con un método de rotación de entre tres y cinco años, en el recinto de la capilla de San Juan, de la Galería de los Oficiales y de los edificios E y G que constituyen la «ciudadela». La obra consiste, de manera global, en una restauración del antiguo edificio, racionalizando los accesos, las instalaciones y la adaptación de los equipamientos a las normas actuales. El edificio consagrado antaño al DRASSM ha sido restaurado en su totalidad y adaptado a la legislación actual para convertirlo en la sede del Instituto Mediterráneo de los Oficios relacionados con el Patrimonio (I2MP), un centro de formación profesional sobre los oficios y el patrimonio. De la capilla se ha recuperado la fachada y se ha restaurado la «ciudadela» en ruinas.

 

La sala del Cuerpo de Guardia, ubicada en los edificios de la parte superior del fuerte, acoge un dispositivo audiovisual que permitirá al visitante conocer, de manera global, la historia y la arquitectura del edificio. Un recorrido acondicionado en las zonas exteriores resaltará la historia del lugar, relacionándola con la propia historia de la ciudad de Marsella.

 


 

El jardín de las migraciones, de la agencia APS

 

Al finalizar el periodo de presentación para optar al concurso creado por el Ministerio de Cultura y Comunicación, el acondicionamiento de los espacios exteriores del fuerte se confió a la agencia APS, un equipo de paisajistas, urbanistas y arquitectos con sede en Valence. Su proyecto ofrece un recorrido paisajista a través de un jardín mediterráneo de 12 000 m², que destaca la excepcional situación del fuerte de San Juan y su relación con Marsella y su influencia.

 

Esta apuesta por destacar el valor del patrimonio arquitectónico, arqueológico y natural del lugar se inscribe en un enfoque que aboga por el desarrollo sostenible y la concienciación ecológica. El «Jardín de las migraciones» utiliza la irregularidad del terreno para jugar con los diferentes momentos de la historia del lugar. En homenaje a los viajeros de todas las procedencias, que antaño desembarcaron en este enclave, se han colocado quince cuadros que evocan el mestizaje cultural, humano y botánico del Mediterráneo. El jardín se ha concebido como un libro siempre abierto que desplegará toda su belleza sea cual sea la estación.

 

Con un concepto de jardín seco, esta colección única de plantas mediterráneas estará abierta al visitante en cualquier época del año, independientemente de los periodos de floración. Los tesoros ecológicos de Europa y el Mediterráneo, las especies y los métodos de plantación asociados constituyen además soportes para la memoria, los conocimientos y las experiencias, en consonancia con la misión del MuCEM.

Compartir