• Mi MuCEM
    Ya está registrado
    Enter your MuCEM - Musée des civilisations de l'Europe et de la Méditerranée username.
    Enter the password that accompanies your username.
    To prevent automated spam submissions leave this field empty.
    Registrarse
    Regístrate en Mi MuCEM tantos beneficios.
    Stay
-A +A

El J4

El corazón del MuCEM

Ubicado entre la ciudad y el mar, en el antiguo malecón J4, el edificio de 15 500 m² está formado por 3600 m² de superficie para exposiciones, una zona dedicada a los niños, un auditorio de 335 butacas para la organización de conferencias, espectáculos, conciertos o ciclos de cine, una librería, un restaurante con terraza panorámica y unas «bambalinas» indispensables para un centro de este tipo: talleres, almacenes, oficinas, etcétera.

 


 

Dos grandes escenarios de exposición

 

El edificio del J4 acoge, en dos plantas, las grandes exposiciones del MuCEM:

 

  • En la planta 1: la Galería del Mediterráneo, de 1600 m².

Está dedicada a las particularidades del mundo mediterráneo en toda su diversidad y complejidad. La presentación de esta galería temática se puede modular y se prevé que se transforme a medio plazo (cada 3 o 5 años).

 

  • En la planta 2: 2000 m² de espacio para exposiciones temporales

 

La flexibilidad de los espacios permite que cada exposición disponga de la superficie que mejor se adapte a ella; con un espacio de entre 300 y 2000 m2.

 


 

Apuesta conceptual del proyecto arquitectónico

 

Vistas, mar, sol y mineralidad son conceptos que se armonizan mediante un planteamiento común y cognitivo. En primer lugar, se trata de un cubo perfecto de 72 metros de lado, con un plano clásico y latino, bajo el control de Pitágoras. Dentro de ese cubo, se inscribe otro de 52 metros de lado, con salas de exposiciones y de conferencias que forman el corazón del museo.

 

A su alrededor, así como encima y debajo, se reparten los espacios de servicios. Entre el corazón y estos espacios existen vacíos que rodean por completo al cubo central y que forman los nexos de unión. El visitante culturalmente distraído, más interesado en las vistas al fuerte, al mar o al puerto, elegirá este recorrido. Atravesando las dos rampas entrelazadas, se adentrará en el imaginario de la torre de Babel o de un zigurat mediante el cual ascenderá al tejado que le llevará hasta el fuerte de San Juan. Esta grieta periférica nos permitirá «desmuseizarnos» con el aroma a yodo debido a la cercanía del mar y, de este modo, ahuyentará las dudas que nos pudiesen surgir acerca del uso de la historia de nuestras civilizaciones. El MuCEM se convertirá en una kasba vertical.

 

La elección tectónica de un hormigón excepcional, creado gracias a los últimos avances en tecnología francesa (que permite reducir su volumen hasta convertirlo en simplemente la piel y los huesos), creará una firma mineral bajo las altas murallas del fuerte de San Juan. Un único material, de un color polvo mate y bañado por la luz, alejado de los brillos y de las tendencias del consumismo tecnológico, representará el elogio a una frágil densidad. La silueta evanescente del MuCEM se podrá divisar entre un paisaje de piedra y de carácter orientalista debido a los juegos de sombras. Elevando la vista hacia el cielo, la alfombra mágica cruza la dársena y conduce hasta el fuerte.

 


 

Iluminación del edificio a cargo de Yann Kersalé

 

Según Yann Kersalé, el MuCEM debe ser una caja de resonancia cultural del Mediterráneo que se mueva al compás de la marea. De noche, este edificio se convierte en memoria de los «Azules»: una transición de todas las culturas que acoge en su seno y este mítico mar de marcado carácter. Un perpetuo impulso de luz que hace temblar sus fachadas de encaje. El mar está ahí mismo, incrustado en las paredes, como queriendo reafirmar su protagonismo en la concepción de las exposiciones interiores.
Por la noche, el MuCEM refleja el carácter mediterráneo en forma de una colorida iluminación. Los juegos de luces diseñados por Yann Kersalé ponen en escena al conjunto de las fachadas del edificio, dándole así una visibilidad marítima y terrestre que actúa como un faro en la noche. Las fachadas de la parte sur y oeste representan la matriz del proyecto; en ellas la luz despliega un abanico de tonalidades múltiples de azul y turquesa que dan la impresión de crear un estremecimiento acuático.

Este proyecto artístico forma parte del programa francés de fomento cultural «1 % artístico».

Compartir
 

Arquitecto
Nacido el 22 de agosto de 1952 en Argel, arquitecto (Escuela Nacional Superior de Arquitectura de Marsella) e ingeniero (...
Nacido en 1951, Roland Carta se formó y tituló (1976) en la Escuela Nacional Superior de Arquitectura de Marsella, donde...
Nacido en 1955 y titulado por la Escuela de Bellas Artes de Quimper, Yann Kersalé es un artista que utiliza la luz del...
MUSEO DE LAS CIVILIZACIONES DE EUROPA Y EL MEDITERRÁNEO 7, Promenade Robert Laffont 13002 Marsella   Información y reservas...